Demonios interiores

La luz de las estrellas iluminaba ese momento y le daba sentido al sendero. Juntos expandimos las alas en una solemne danza de dos, frente a frente y en un embeleso visual, la quietud de la noche fue nuestra compañía y las incontables estrellas nuestros testigos.